JkDefrag, juntos pero no revueltos

Mucha gente no ha probado a desfragmentar el disco duro en la vida, pobrecillos, no saben lo que se pierde. Desfragmentar consiste en que todos los “trozos” que componen un archivo estén juntos. Cuando grabamos un archivo posiblemente se guarde todo junto pero si empezamos a abrirlo, editarlo y guardarlo el archivo ira creciendo de tamaño y puede que no tenga el hueco suficiente para guardarse donde estaba antes por lo que guardara un trozo en un rincón del disco y otro trozo en la esquina opuesta.

Estas fragmentaciones de archivos afectan al tiempo de acceso a este ya que el cabezal del disco tiene que ir para arriba y para abajo para leer el archivo. Si estuviera junto en una pasada estaría leído.

Nunca he usado el desfragmentador de Windows porque en versiones anteriores a Windows 2000 (más o menos), era imposible acabar de desgrafmentar el disco nunca. Llevaba tiempo usando Diskeeper por su gran eficacia y por su posibilidad de programar las desfragmentaciones. Imaginar, si desfragmentáis el disco regularmente los archivos fragmentados serán mínimos y en un par de minutos vuestro disco estará listo para la carrera.

Pero el otro día descubrí JkDefrag, un programa que se encarga de desfragmentar lo que se le ponga por delante con suma sencillez. El programa tiene una interfaz de DOS, pero eso es lo de menos. También tiene una versión en línea de comandos por si queremos añadir el programa en la lista de tareas programadas. Con sólo ejecutar el programa él se encarga de todo pero si queremos modificar las opciones básicas sólo tendremos que echarle un ojo a la ayuda y ver los parámetros con los que podemos lanzar el programa.

PD: Aquí os dejo una interfaz más amigable para el programa con la que es aún más fácil elegir las opciones.

1 comment

  • nenillo

    Lo he probado y tarda muchísimo, yo diría que lo mismo que el de windows. Además por lo que he visto no te permite seleccionar la unidad con la que quieres trabajar directamente desde el entorno gráfico.

    Luego habría que hacer un estudio de rendimiento para ver si realmente vale la pena o es el típico efecto placebo 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *