Hoy en día es bastante habitual tener un segundo PC en casa, un PC que antes fue el principal pero que hoy está anticuado y ha quedado relegado a tareas como servidor web, servidor de backups, ordenador de descargas, router, etc. Yo llevo bastantes años teniendo un PC secundario, corriendo Linux Debian. En concreto tenía un Athlon a 750Mhz y casi 1GB de RAM que cumplía perfectamente las funciones ya mencionadas (backups, descargas, web) y además me permitía tener a mano un PC corriendo una distribución Linux y otro con Windows, ideal para probar todo lo que se te ocurra y tener bastante experiencia en ambos SO.

Pero tenía que ocurrir, un día tenía que llegar su fin. Esperaba que duraría más, hasta que mi PC principal quedara un poco más obsoleto, pero no pudo ser. Hacía un tiempo que el ventilador de la CPU no andaba muy bien, pero aún así seguía funcionando perfectamente hasta que la placa empezó a fallar. Hacía falta encenderlo y apagarlo varias veces hasta que la placa conseguía hacer ese típico pitido que predecía al encendido del monitor.  La placa era una Gigabyte GA-7IXEH, con la cual estaba bastante contento. Aunque seguí utilizando el PC pulsando decenas de veces el botón hasta que conseguía arrancarla conseguí un sustituto, me dieron un HP Vectra VEI8, un PIII a 650Mhz. Tuve un par de problemas, la caja era demasiado pequeña, no cabían los 4 discos duros que tenía, así que tuve que cambiar la placa a la otra caja y una cosa que no me había pasado nunca, sólo me cogía la mitad de RAM de cada módulo. Es decir, si le ponía un módulo de 512 la placa me detectaba 256. Buscando un poco de información descubrí que esta placa no soportaba las memorias de alta densidad y sólo detectaba la mitad de la RAM disponible. ¡Bien! tenía un pc más viejo, más lento y con menos RAM que el anterior. Pero bueno, podría servirme de momento.

No duró mucho, al poco tiempo empezó a dar problemas, a quedarse clavado, a no arrancar. Investigando un poco por los foros de HP vi que esa placa tenía muchos problemas con los condensadores y los más manitas acababan reemplazándolos por otros. Sólo me quedaba una opción para salvar todas las piezas que tenía (gráficas, bastante ram, cpus…), adquirir una placa de segunda mano. Encontré algunas pero tenía que desplazarme un poco lejos y las que encontraba cerca me obligaban a comprar una fuente nueva o ram nueva. Como ya llevaba unos días sin el viejo PC y perdiendo el tiempo mirando foros, páginas de compra venta, montando y desmontando componentes decidí no perder más tiempo y mirar un PC nuevo, barato, económico, que no me diera más quebraderos de cabeza.

Aunque pensé en renovar mi PC actual y dejarlo como servidor decidí no hacerlo, pues creo que aún le queda un tiempo de vida a este PC y tengo piezas que adquirí no hace mucho que no quiero desperdiciar.

Así que manos a la obra, a comprar un PC económico. Una Placa Base, una CPU, RAM, una caja, fuente alimentación y aunque yo no tuve que comprarlo, incluiré un disco duro que unas semanas antes había comprado para mi PC principal. Todo ello por menos de 200€.

Placa Base: Tenía que tener GPU y Audio integrado. Al principio me llamaba la atención una placa base con un procesador Intel Atom integrado. Ahí ya lo tenía casi todo. Placa, GPU, CPU, Audio, sólo tenía que comprar un módulo de RAM y ya tendría un PC. Podría haber aprovechado la caja y fuente de alimentación que ya tenía y hubiese tenido de nuevo un PC. Pero después de mirar algunas reviews sobre el procesador (aquí otra) no me convenció mucho, iba a tener un procesador nuevo pero que rendía muy poco, y realmente no estaba necesitando tan bajo consumo de corriente. Además, van a salir nuevos Atom con doble núcleo, así que creo que estas CPUs aún están un poco verdes (incluso los de doble núcleo son algo lentas). No quería un PC potente, pero tampoco algo “del pasado”. Ojo, me parece una genial opción para hacerte un PC sin ruidos, que “gaste” poco, pero creo que por un precio similar puedes conseguir algo que rinda mucho más. En alguna de las reviews que estuve mirando apareció el Athlon LE, una CPU también de bajo consumo, no tanto como el Atom, pero mucho más potente, y además no va acoplado a la placa, así que puedes actualizarte de cpu si algún día lo necesitas. Así que finalmente me decidí por una placa Gigabyte GA-MA69VM-S2, de tamaño mATX, con una gráfica Radeon X1200, 10 puertos USB, 4 SATA2, hasta 16GB de RAM, 1 PCI-E, 2 PCI. Todo ello por 45.24€. Más información en la web del fabricante.

CPU: Como ya he explicado, me acabó gustando el Athlon LE, un procesador con una buena relación calidad/precio/consumo. Esta CPU almenos es capaz de reproducir vídeo HD sin ningún problema. Iba a cogerme el Athlon LE 1620 a 2.4Ghz pero como la diferencia entre este y el modelo siguiente era de apenas un par de euros cogí el LE1640 a 2.6Ghz, por 38.28€. En total hasta ahora 82.52€, a diferencia de los 75€ del Atom. Con 7€ más tenía una máquina mucho más superior.

RAM: No tengo ninguna necesidad especial, así que me cogí solamente 1GB de RAM DDR2. Lo curioso es que me dieron una RAM mucho más pequeña de lo normal, no las había visto hasta ahora. El precio, 15.65€

Fuente: Tampoco tenía ninguna necesidad especial. Una fuente genérica, 13€. La mia no servía porque era de 20 pines, y esta placa necesita una fuente de 24 pines.

Caja: Ya que me cogía una placa mATX me hizo gracia coger una caja nueva, un poco más bonita que la que tenía. Se trata de una Asus Vento TM-9, por 40.6€

Disco Duro: No me compré ningún disco duro para este PC porque ya tenía, pero para completar el PC, por si alguien quiere hacerse uno similar,sugiero un disco SATA2 de almenos 320GB, que podéis conseguir por unos 40€.

Si lo sumamos todo: Placa (45.24€) + CPU (38.28€) + RAM (15.65€) + Fuente (13€) + Caja (40.60€) + Disco Duro (40€) tenemos un PC completo (sin monitor, ni ratón, ni teclado, claro) por 192.77€

Todo, excepto la fuente de alimentación y el disco duro, fue comprado en una Life Informática, en Barcelona.