Controlando los ventiladores, en linux

A veces resulta molesto llegar a casa después de una dura jornada de trabajo y encontrarse con esa pequeña turbina que es nuestro ordenador. La causa del ruido en un PC puede venir básicamente por los ventiladores (cpu, caja, fuente) y por las unidades de almacenamiento (disco duro, lector de cd/dvd). El lector de cd/dvd no suele ser mucho problema, si se usa es sólo un rato. El disco duro puede llegar a ser realmente molesto si hace ruido, yo tengo uno que emite un ruido agudo bastante molesto. Lamentablemente, para el caso de los discos duros la única solución, hasta donde yo sé, es comprarse uno nuevo que no haga tanto ruido.

El caso en el que más podemos trabajar es en el de los ventiladores, aislando el caso de la fuente. Se pueden cambiar los ventiladores de la fuente, sí, pero es una tarea más compleja y engorrosa, que puede terminar con una fuente todavía más ruidosa de lo que era. Aún así, las fuentes actuales no suelen ser muy ruidosas. Para el nuevo servidor que compré hace poco adquirí una fuente de gama baja (la más barata que había) y apenas hace ruido.

Llegamos por último a los ventiladores de la caja y el de la CPU, aunque también existen GPUs con ventilador que también pueden resultar molestos. La mayoría de placas modernas pueden controlar la velocidad de estos ventiladores para reducir su sonoridad cuando no se necesitan. En concreto mi placa soporta el control de velocidad del ventilador de la CPU, el de la caja en principio no lo puede manipular, o almenos en linux no he conseguido hacerlo.

En mi caso por defecto el ventilador siempre estaba girando a la máxima velocidad pero es totalmente innecesario. Si es capaz de girar a 3000rpm, con dejarlo girando a un poco más de 1000rpm no hace nada de ruido y cumple con su trabajo. Además, podemos programarlo para que cuando lo necesite suba un poco más de revoluciones para refrigerar el procesador. Para configurar los ventiladores en linux podemos utilizar el servicio fancontrol, que trae una utilidad llamada “pwmconfig”.

En debian es tan sencillo como hacer “apt-get install fancontrol” y seguidamente ejecutar “pwmconfig”. Si tenéis en ejecución el servicio fancontrol antes debéis pararlo (/etc/init.d/fancontrol stop). Al lanzar esta utilidad, si tenemos soporte para el control de potencia de los ventiladores, podremos realizar una serie de pruebas que permitirán al programa almacenar una correlación entre potencia y velocidad de giro.

En mi caso, el resultado es este:

Correlación entre Potencia y Velocidad de Giro (RPM)

Más adelante te deja configurar intervalos de temperatura, pudiendo decidir a qué velocidad debe girar el ventilador cuando el procesador se encuentre a cierta temperatura. Una vez terminada la configuración, no os olvidéis de lanzar de nuevo el fancontrol (/etc/init.d/fancontrol start).

Yo por ejemplo he puesto que para menos de 40º el ventilador reciba una potencia 80, mirando la gráfica, con esto conseguiremos cerca de 1000 rpm. A partir de 40º y hasta 60º el ventilador girará a unas 1500rpm (potencia 120), y de 60º hacia delante girará a la máxima velocidad. Por cierto, para mirar la temperatura podemos utilizar el comando sensors (apt-get install sensord).

Podría haber puesto un poco más de potencia en el segundo intervalo, pero la cpu que uso se calienta muy poco y tras varias pruebas con cpuburn le cuesta subir de 40º con el ventilador girando a 1500rpm, así que lo he dejado así.

Ya sólo queda el de la caja, pero en mi caso la única solución es desconectarlo, o comprar uno más silencioso. No es buena idea desconectarlo ya que los componentes de la placa también se dañan con el calor, pero tampoco es tan grave, otro de mis pc’s lleva un par de años funcionando sin ventilador de caja y de momento sigue vivo 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *